La casa de los Panero

un bar previo

bar previo

bar previo

bar previo

pueblo

entrada

aspecto linde

aspecto palomar

suelo

hidráulico

lo que fue muro de la casa -primer plano-

muro de la casa

muro en curva de la casa

muro palomar

pilar construcción anexa

esquina muro

conducción en pared

aspecto general

35 comentarios para “La casa de los Panero”

  1. irma la dulce dice:

    Los padres de Leopoldo fueron Moisés y Máxima, y esta era la única hija del acaudalado matrimonio Quirino y Odila, que vivían en “Villa Odila” en Castrillo de las Piedras, un pueblo cercano a Astorga. (qué nombres tan poéticos: Quirino y Odila, Moisés y Máxima!!)
    Moisés, o Don Moisés, era licenciado en Derecho y copropietario de la fábrica de harinas “la Maragata” y director del Banco de Santander en Astorga. Por los contornos se decía -¿Quien es Dios?.- Panero y otros dos. Los otros dos eran Crespo y Botas, sus socios en la fábrica de harinas.

    Nací en Astorga, el novecientos nueve,
    y allí quiero dormir en mi remanso
    familiar, a dos metros de la nieve. (Canto personal. Carta perdida a PabloNeruda)

    Nací en Octubre, en el minuto justo,
    y a sazón de las doce entre paredes
    provincianas llorando de disgusto.

    Nací en Astorga, como pesa el torno:
    con una catedral desde mi nacimiento;
    y con mi calle en sombra me conformo.

    Por último, Panero dedica a Federico Garcia Lorca en “España hasta en los huesos” estos versos:

    Buscaste en las palabras lo imposible:
    su hueso de fantasma, su sonora
    cuerda interior de agua, su silencio:
    la verdad que no nombran.

  2. Que grande es Michi!!
    Pura leyenda!
    y que grande Nacho Vegas inmortalizandole en una biografía apócrifa.

  3. agustín dice:

    Hola Irma, gracias por el poema y los datos.
    Estaba de viaje Madrid-Coruña, había tiempo, y se me ocurrió parar. ¡Lo han esquilmado todo! No sé si eso es bueno o malo, pero en cualquier caso impresiona un poco.
    Saludos

  4. agustín dice:

    Nico, muy bueno ese tema de Nacho, “El hombre que casi conoció a Michi Panero”
    Saludos

  5. Horrach dice:

    Agustín Lévi-Strauss! Gracias por las fotos, no sabía que estaba todo tan arrasado.

    Esto sí que es arqueología. Los Panero dan para muchas mitologías, de todos los colores (truculentas, divertidas, melancólicas…).

    saludos

  6. Sonjacasta dice:

    La casa de los Panero convertida en puro mineral. Un esqueleto con 4 calaveras. En ella veo el ombligo de los Panero, esa central de comunicaciones abandonada. Ahora, pura arqueología de los odios, fobias, risas, alegrías, rencores…que construyeron toda una vida familiar. ¿Quién no ha odiado alguna vez su nido de origen? El peso de la familia Zas!
    Michi y Leopoldo caminando como dos fantasmas (eternos adolescentes) entre las ruinas de su obligada deconstrucción, cabizbajos, mascando y escupiendo recuerdos, como el tabaco de mascar de dos vaqueros retirados arrojado al suelo. Al final todo pasa y llegamos a la última página de nuestra biografía, que es la misma para todos. Entonces nos preguntamos ¿Para qué? Es desolador.
    Por eso prefiero morir viviendo que vivir muriendo.

  7. Colom dice:

    me ha gustado mucho este post. Evocar la pelicula de los Coen sobre escritores extravagantes y rememorar a John Goodman roza la excelencia, es para mi de las 10 mejores peliculas de la historia. Los Coen junto a Scorsese y Coppola son el podium de directores vivos. Hoy cumple 70 años Lou Reed y el arte tiene pujanza
    Un saludo

  8. irma la dulce dice:

    Un día de Septiembre de 2011 tuve la suerte o quizá fue un lujo, o las dos cosas, no sé, de ver en vivo y en directo a Leopoldo María Panero en la Obra Social de Caja España, C/ Santa Nonia, de León. Desde que se sentó junto a Gamoneda, cada cinco minutos pedía una cocacola y, cada 8 se iba al baño “a mear” -decía- y así cuatro, cinco o seis veces…
    Finalmente no fue un mano a mano de lectura de poemas junto a Gamoneda, que era lo que se esperaba, fue algo mucho mejor, fue genial, dijo entre otras cosas (y muchas genialidades, además de recitar poemas, algunos en frances de Aragon, Mallarmé…) algo así: “Escribo para poder seguir viviendo”, y auqnue pueda parecer triste a mí me parece maravilloso y que alguien pueda “hacer lo que quiera” me encanta.
    J. Stuart Mill dijo: Cada individuo tiene el derecho a actuar de acuerdo a su propia voluntad en tanto que todas sus acciones no perjudiquen o dañen a otros.
    Pese a las crística -de algunos- por su comportamiento, a mí me parece, que no dañó a nadie, todo lo contrario…hizo lo que quería hacer, beber cocacola – gratis- (como él dijo) y recitar!!

  9. Sonjacasta dice:

    Pues en mi opinión Leopoldo María Panero no ha hecho siempre lo que ha querido, sino que ha sufrido mucho, ha tenido que luchar para hacer lo que quería, para actuar con libertad. Estuvo sometido a una gran persecución, por la presión familiar y por los tiempos políticos represores que le tocaron vivir, donde tenían cabida leyes como la de Vagos y maleantes. Ahora está bien viviendo fuera del espacio ¿racional? compartido con el resto de personas. Encerrado en su burbuja llena de humo. Hace un par de años tuve el honor de verlo en la Feria del Libro de Madrid. Me inspira una gran ternura y admiración. Para mí es uno de los grandes poetas españoles.

  10. agustín dice:

    Con Leopoldo María, hay cien anécdotas de esa clase, pasando por la entrevista que le hizo Dragó en Negro Sobre Blanco, que puede verse en Youtube. Horrach, que ha escrito un comentario en este post, podría contar otras de cuando Leopoldo María fue a Mallorca. Personalmente, todas esas anécdotas extremas me divierten hasta un punto, ya que siempre detrás de ellas -como en las de cualquiera si son de esa clase-, hay un lugar de profunda desestructura, con todo lo que ello arrastra. Eso sí, que cada cual viva como le dé la gana y como buenamente pueda.

    Lo cierto es que creía que iba a ser más dificil encontrar la casa, pero con google y preguntando a la gente del lugar no lo fue tanto. Al menos en apariencia, porque cuando te dicen, “está allí, allí mismo”, y vas y no ves nada crees que te has confundido. Y no, es que la casa es imposible de encontrar porque ya no existe, salvo esas huellas. Todas estas fotos son frames de vídeo, que hice para un proyecto futuro -a ver si llego a hacerlo, claro-.
    Un saludo!

  11. Ana María Reviriego Rosado dice:

    LOS PANERO VIVEN, a pesar suyo. No están muertos, solo son sombras del tiempo (mejor en inglés Shadow of Time, más poético), ocasos de ilusiones, pies que se dejan arrastrar por el camino de la VIDA sin hacer nada por MOVERLOS AUTÓNOMAMENTE.

    Los Panero testigos de su desolación sacan jugo una y otra vez de su categoría de espectadores de un paisaje de muertos. Todos podemos elegir entre ser espectadores o ser EJECUTORES -drectores- DE NUESTRA PROPIA VIDA, nada que reprochar a nadie por lo que elija; lo malo es sentirse víctima por ello.

    El VIDEO está muy bien porque no toma arte-ni-parte en esa decisión, solo nos deja que nos asomemos a la desolación. Podemos tomar nota.

    Gracias Agustín te agradezco este video mucho más que todas tus NOCILLAS y mucho más que tu vivita el año pasado a PLASENCIA donde te dije, que tus charlas me habían parecido de cara dura.

    Dale tiempo al TIEMPO y a PRIGOGINE y vuelve a escribir bien.

  12. pájaroquedacuerda dice:

    Quizás a cuanto reflejan estas imágenes fue a lo que escribió Leopoldo María aquello de:

    “Como un perro me ladro a mí mismo
    y escarbo en los restos de mi alma (…)”

    Un tipo tan brillante, tan amable. Esos versos me los dejó utilizar como cita en un poemario que publiqué (curiosamente llamado Yacimientos) y decía que le sorprendía que un joven leyera su obra. Pura humildad y un gran actor en público.

  13. Rosa Olivar dice:

    Las charlas de Plasencia fueron magistrales. Muchos y muchas disfrutamos con ellas. Doña Ana María, necesita usted reciclaje y menos mala leche. Pobres sus alumnos.

  14. agustín dice:

    Pájaro, gracias por esa anécdota, tan significativa. Yacimientos.
    Doña Ana María, Rosa, mejor no entrar en polémicas estériles.
    Un saludo

  15. Ana María Reviriego Rosado dice:

    Me creo en contínuo reciclaje; conozco y leo a los Panero, incluso desde Mondragón. Me leo y sigo al hombre que salió de la tarta, para poder decirle algo.

    El disfrute cada uno puede tenerlo a su gusto, nadie se lo quita Rosa.

  16. Son como los restos de la Casa Usher.

  17. Luis R dice:

    A mi Leopoldo María Panero me firmó un libro hace ya varios años, en la Feria del Libro de Madrid. Cuando me preguntó a quien se lo dedicaba, le dije que a nadie, que con tan sólo la firma me bastaba. Entonces me miró y con su lenguaje casi indescifrable me dijo algo sobre una frase de Jean Paul Sartre acerca de el nombre, la identidad o algo parecido que no puede descifrar del todo.

    Me miró, me sonrió, me firmó y me fui.

    La casa de los Panero es la literatura hoy en día.

  18. Menos mal que los Panero no tuvieron una hermana. Le hubiera tocado cargar con todo y ninguno de nosotros nos acordaríamos de ella.

  19. agustín dice:

    Juan, buen símil, en este caso no sólo la caída, sino el aplastamiento. Pasó la plancha, casi literalmente.
    Hola, Luis, gracias por la anécdota de Leopoldo María. Loco sí, pero mente rápida. Yo nunca he coincidido con él ni nada. Todo es un relato construido en diferido.
    Dionisio, podemos pensar que sí tienen una hermana (oculta).

  20. Pere Joan dice:

    Bueno, los Panero no tienen hermana (que es una buena hipótesis) pero tienen madre, que ha tenido su protagonismo. Lo mismo que los hermanos Dalton (Lucky Luke), que también tienen madre. Ya dijo Agustín que los Panero son los Dalton de la literatura española.

  21. irma la dulce dice:

    Y se llama Felicidad…
    Luis: se me ocurren dos cosas; una; qué bueno lo que le dijiste, nuestro nombre siempre podremos escribirlo; y la otra, la otra se la diría a Luis Maria Panero…

  22. irma la dulce dice:

    Bueno, se llamaba.

  23. agustín dice:

    Por alusiones, poema nº30 de Joan Fontaine Odisea:

    30
    Juan Luis, fumando, encuadre corto, fenotipo Jack Nicholson
    en penumbra, sillón de orejeras “…luego, suelo viajar
    con este cuchillo automático que me ha salvado el pellejo
    en dos ocasiones, lo compré en París…,”

    Leopoldo, fumando, buscando la cámara
    con esa expresión de monstruo desvalido,
    “el psicoanálisis aplicado a mi familia me enseña
    que mi hermano Michi es un esquizofrénico.
    La esquizofrenia es una cosa preciosa.
    El otro es un paranoico, y la paranoia
    es bastante desagradable.”

    Michi, fumando, plano general,
    sentado en un banco que parece condenar
    de inmediato al acusado,
    “me temo que no vamos a tener descendencia,
    me interesa destacar esto porque somos
    un fin de raza nada wagneriano,
    somos un fin de raza astorgano,
    muy erosionado por el tiempo,
    y tampoco es nuestra culpa,
    llevamos tantos hectolitros de alcohol en la sangre,
    -tanto por parte de padre como de madre-,
    que ha llegado un momento en que,
    por lo visto, no damos más de sí…”

    La viuda, Felicidad, robotizada contra
    el vidrio de la puerta, fumando, “de aquel otoño
    recuerdo dos poemas que siempre que los leo me lo recuerdan.
    La Sonrisa Dormida, y otro que empieza…
    [un gesto de mano a la cámara],
    quizá me he olvidado.”

    30.1
    Los Panero son los Dalton
    en un western que no existe.

    30.1.1

    Bienaventurados quienes cultivan

    las grietas sin fondo de los mapas.
    Cuando toque rendir cuentas
    no podrán ser llamados.

  24. irma la dulce dice:

    Ay!!
    …la otra, a Leopoldo (estoy como una moto)
    Uno de mis (tuyos) libros favoritos!!

  25. En esa hermana de los Panero, María Leopolda, está la solución a miles de años de la mujer. Bueno, la solución todavía no, digamos que la explicación.

  26. Luis Macias dice:

    Hola Agustin.
    Buenas fotos LAND-PANERO. Las ruinas tienen algo de inofensivo, tal vez esquizofrenia y paranoia en modo OFF.

    LM

  27. pepe brother dice:

    La risa terminal de Leopldo. El cinismo perfecto de Michi. Y ese descojonarse de la muerte. Esa complicidad de hermanos en el límite, en el corazón de la ruina. Un poema. Muy buena, Agustín, la previa con Barton Fink como premonición.

  28. agustín dice:

    Irma, también es uno de mis preferidos.
    Mauricio, la hermana inexistente es, pues, la Diosa Blanca.
    Hola, Luis. El Land-Panero no es inofensivo: cuanta más ruina, más de piedra te quedas.
    Pepe brother, qué bien lo que dices de Burton Fink; eso cambia la narratividad, lo cambia todo, de alguna manera.

    Saludos

  29. José María dice:

    Me impresionó este post, y el reportaje que luego hicieron en La 2 bajo tus indicaciones. Descubrí gracias a este blog las películas en torno a la familia Panero y reflexioné mucho sobre los espacios y los hechos que acontecieron en ellos, ya sea en la casa de los Panero o en cualquier otro punto del planeta. Alguien debería anotar las coordenadas de los luagres donde ocurrieron los hechos que marcaron sus/nuestras vidas. Mañana 7 de Junio, en Córdoba, hay un encuentro con Leopoldo María y puede que horas antes pueda entrevistarle. ¿Qué le preguntarías, Agustín? Gracias’

  30. agustín dice:

    Hola, José María, celebro que te haya interesado este post, y todo lo que dices.
    Pues yo le preguntaría (no sé). No tendría relación directa con su poesía (de eso ya hay mucho), ni con su estado mental (que hay más y hasta redundante). Quizá le preguntaría, precisamente, por la casa de Castrillo de la Piedras, por cómo la recuerda. Y le describiría cómo está hoy -como cortada a ras de tierra-, y vería qué dice y qué piensa de eso. Puede ser un punto de partida para muchas otras cosas. O no. Con él nunca se sabe.
    Suerte!

  31. Artaraz dice:

    Parecen dos colgaos con un buen colocón, esto a decir verdad y en los tiempos que corren, casi hasta parece un halago. No sé, no entiendo tanto de literatura y mucho menos de poesía, he leído algo sobre arqueología en los comentarios, quizá sea eso, los restos que os quedan.

  32. Nerea dice:

    He disfrutado viendo a los dos hermanos Panero Blanc. Ruinas, todo ruinas…!!!!! Me caía bien Michi, y no sé rl motivo de esta simpatía. Es cierto que cuando ves sus fotos de pequeño, ya se puede apreciar algo en su sonrisa que te dice ” a este la vida le va a dar no 4 hostias sino 4 veces 4″….. El pqueño, la mala suerte de la muerte prematura del padre cuando él era un crio todavía, el hermano loco y toda la herencia del padre….. si, pero me parece que a Michi le hubiera ido mejor en la vida de no haber bebido en exceso, no lo sé… Me parece que, por la útlima entrevista que le hicieron y por el propio video de la pelicula, fue un hombre cínico, estóico y que supo llevar con dignidad su enfermedad y su destino. Sin embargo, leyendo la entrevista a la que alude anteriormente, hay cosas geniales en sus respuestas. Otras rezuman pesimismo, amargura y no sé si tienen mucha objetividad. A Michi los sueños se le fueron escurriendo por los dedos, no ha sido ni será el único. ¿ Lo del Universal, que fue otro sueño malogrado suyo, fue mala gestión o….. ? Desde luego la frase suya ” En esta vida se puede ser de todo menos un cozaño”, me parece excelente y en mi opinión resume el talante de este hombre, teniendo en cuenta que no le conocí personalmente. No ha sido el único que ha pasado solo y sientiéndose tal en una casa ” repugnante” sin luz por falta de pago, a veces al leerle me da la impresión de que va un poco de víctima. Con todo y ello, Michi Panero me caía bien, me cae bien; me producía ternura y ganas de poder rodearle con los brazos y decirle ” tio, eres cojonudo”.

  33. Julio dice:

    Hace ya bastantes años, más de 20, la entonces doctora Ochoa dirigió y presentó para una tele una serie de programas de debate que nunca se emitieron. Uno de ellos se llamaba “Más allá de la razón” y en el intervenían, además de L.M. Panero, Castilla del Pino, J.J. Millas, Ana M. Matute… Como a menudo ocurre en televisión los programas se grababan por la mañana pero estaba pensado emitirlos en horario nocturno. Por eso, la presentadora empezaba introduciendo y saludando a cada uno de los invitados con el consabido “Buenas noches”. Pero al llegar a Panero se produce el siguiente diálogo:
    OCHOA: Buenas noches
    PANERO: ¡Buenos días!
    Sorpresa de la doctora que arquea una ceja e insiste con cierto tonillo de reconvención
    OCHOA: Bueeeeenas noches…
    A lo que el interpelado la mira con su habitual cara de ausente y responde con total seriedad
    PANERO: ¿Esto qué es… Un diálogo de besugos? ¿Pero estamos locos o qué?
    Y la doctora pasó a otra cosa

  34. agustín dice:

    Genial anécdota, Julio.

  35. Pedro dice:

    Gracias Agustín. Ya me he ahorrado dos viajes: El de Castrillo de las Piedras y el de Ostia, el lugar donde mataron a Pasolini y cuyo monumento en su memoria visita Nanni Moretti en Vespa en su peli Caro Diario.
    Ahora está vallado y blanqueado como un pequeño parque temático.

Deja un comentario